Noticias del resumen de prensa

17/03/2021
La renovación verde de las aerolíneas en pandemia: se contamina la mitad pero sin tráfico
El desplome de la actividad ayuda a reducir un 50% las emisiones

El Mundo

Un aterrizaje es, junto con el despegue, de las maniobras más contaminantes que realiza un avión, pues la mayoría se realizan con pequeños parones, para dar paso a otros aparatos. Cuando el tráfico lo permite, realizan un descenso suave, que contamina menos. Los vuelos, además, suelen ser en zigzag, sobre todo cuando hay mucho tráfico. No son directos. En los meses de verano, los controladores tienen que encajar los aviones como pueden y eso implica que tengan que dar más vueltas.

Este zigzageo contamina mucho más. Igual que los despegues, la menos eficiente de todas las maniobras porque los motores están a tope. Según define José Antonio Aznar, jefe de la división de Calidad y Medio Ambiente de Enaire, "cuando menos contamina un avión es cuando puede volar libre como un pájaro". Si se hiciera siempre en línea recta se reducirían un 10% de las emisiones.

El sector aéreo tiene la fama de ser una de las industrias más contaminantes del planeta. Es responsable del 3% de las emisiones de CO2 que se expulsan en la atmósfera, igual que el sector marítimo. "Hemos sido víctimas de nuestro propio éxito. Hemos conseguido que volar sea tan accesible que parece que no hay que volar para no contaminar", señala Javier Gándara presidente de ALA, la Asociación de Líneas Aéreas, y director general de Easyjet en España.

Según ALA, los vuelos de más de 1.500 kilómetros generan el 75% del total de las emisiones, y estos "son vuelos para los que no existe una alternativa, son distancias que no puedes cubrir con el tren", dice Gándara. Los cortos sólo emiten un 4% del total de emisiones. Por tanto, "no volar no es una alternativa".

La industria tenía un plan ambicioso a varios niveles (internacional, europeo y nacional) para ser más eficiente que "era la prioridad antes de la pandemia", según Gándara, y que ahora se está adaptando a las circunstancias. La crisis sanitaria ha cambiado el escenario en el que se trabajaba, pues el tráfico aéreo se ha desplomado a niveles históricos y no se atisba una recuperación hasta 2024.

"Las compañías están en modo supervivencia pero este plan seguirá siendo una prioridad", dice Gándara. IATA, la Agencia Internacional del Transporte Aéreo, pronostica que a medida que las aerolíneas se recuperen lentamente de la pandemia, se ahorrarán más de 1.000 millones de toneladas de CO2 hasta 2035.

Uno de los objetivos (dentro del Plan de Reducción y Compensación de Carbono para la Aviación Internacional, Corsia) era lograr un crecimiento neutro en las emisiones en vuelos internacionales a partir de 2020. En realidad este año se han reducido un 50%, "pero hay que tener en cuenta que estamos en una situación anormal, con una actividad desplomada, por lo que se está discutiendo si mantener ese tope", dice Gándara.

Un avión hoy consume un 80% menos de combustible que hace 80 años. A pesar de ello, se exploran soluciones tecnológicas con menos impacto, como los aviones propulsados por hidrógeno, (En ello trabaja Airbus. Su modelo 320 Neo reduce el consumo un 15%), aviones eléctricos y un combustible alternativo, que proporciona reducciones en las emisiones de hasta el 80% en algunos casos. Este fuel se puede mezclar con queroseno en los aviones antiguos. El problema que tienen es que hay poca producción y son caros, hasta tres y cuatro veces más.

En los últimos 30 años, las compañías aéreas han reducido en más de un 50% las emisiones por pasajero transportado gracias a estas medidas. EasyJet, por ejemplo, colabora con Wright Electric desde 2017 para producir un avión eléctrico capaz de operar vuelos de corta distancia.


Otra forma de reducir emisiones es con maniobras más eficientes. Se puede volar más verde. "En todas las fases se intenta reducir el impacto. Los proveedores de tránsito aéreo trabajamos para hacer toda esta operativa más sostenible, más eficiente y menos contaminante", señala Aznar, de Enaire, que es el organismo que controla las operaciones en los aeropuertos españoles.

Cuanto más tiempo tarda un avión en llegar a la cabecera de pista para despegar más contamina, aunque algunos ruedan con un solo motor, y no dos, para reducir el impacto. El despegue es el momento menos eficiente. Cuando el avión alcanza la velocidad de crucero es, en teoría, cuando menos emisiones produce porque va solo. "Si un avión se para en mitad del ascenso o el descenso, para dejar pasar a otro, consume más, por eso se intenta que se haga continuado", dice el experto.

En 2020, en torno al 34% de los vuelos que aterrizaron en aeropuertos españoles realizaron un descenso continuo (CDO), conocido como "aproximación verde", y un 82% de los despegues realizaron un ascenso continuo (CCO), los cuales se traducen en importantes ahorros a las compañías aéreas en combustible y reducción de emisiones a la atmósfera, según Enaire.

"Queremos que las rutas sean lo más directas posibles, pues es lo más eficiente", dice Aznar. Europa trabaja en este uso flexible del espacio aéreo, la navegación de punto a punto. Ahora los aviones van por carreteras, y se pretende que vayan más directos. "Depende del tráfico... Cuantos más vuelos haya más se contaminará, pues el margen de maniobra que tienen los controladores para dejar al avión ir por libre es menor. Pero hay que mirar la eficiencia en cada vuelo. Si sólo tenemos uno y este se desvía mucho no se ahorra nada...", dice el experto.

En 2020 las emisiones han bajado también porque los controladores han podido autorizar vuelos más directos por el menor tráfico. No siempre es posible. Por ejemplo, en España hay zonas del espacio aéreo reservadas al ámbito militar que un avión comercial tiene que sortear. Además, "ese uso flexible del espacio aéreo (cielo único) hay que coordinarlo y requiere de un protocolo de seguridad".

En 2020, Enaire ha proporcionado vuelos directos al 61% de los vuelos que operaron en el espacio aéreo nacional, lo que ha supuesto que se dejen de emitir a la atmósfera 168.000 toneladas de CO2 (CO2 que absorberían ocho millones de árboles aproximadamente).

Compartir en
Suscríbete por RSS
Descargar PDF
Volver

NEWSLETTER

VIDEO DESTACADO

28/12/2020 | 2020: el año más complicado
 
SEGURO DE PERDIDA DE LICENCIA
 
ÁREA PARA PERIODISTAS

Recibe las noticias de SEPLA

 
ACUERDOS

Disfruta de las ventajas de estar afiliado a SEPLA

 
ÚNETE A SEPLA

Juntos somos más fuertes

 
La VIA al empleo

Ofertas de trabajo en el extranjero

 
AVIADORAS

Un proyecto para darnos
voz

Accede a nuestra última revista

Mach82 Nº209: Los retos inmediatos de nuestra aviación