Did you know...?

www.vueling.com

¿Sabías que Vueling es la única aerolínea que crece en España?

Con una estructura de costes más cercana a las lowcost, Vueling consigue ser la única aerolínea que crece en España. Los beneficios económicos, conseguidos en parte gracias a los sacrificios salariales de muchos pilotos, deben comenzar a repercutir también en ellos.


En el sombrío panorama aeronáutico español existe una pequeña luz que va destacándose del resto y adquiriendo entidad por sí misma. Se trata de Vueling, la única excepción a la ola masiva de despidos, cierres y vaciados de producción que se están viviendo en el resto de aerolíneas españolas. La compañía catalana ha pasado de ser una lowcost que tuteaba a sus clientes a renovarse y transformarse en aerolínea con una estructura más tradicional, en la que el pasajero de negocios juega un papel clave.
Fundada en 2002, Vueling adquirió su actual estructura tras la fusión en 2009 con Clickair, la compañía de bajo coste fundada en 2006 por Iberia para operar desde El Prat. A pesar de mantener la marca, la dirección de la nueva compañía se importaba desde Clickair, e Iberia pasaba a ser el principal propietario de la aerolínea, con un 45,85 por ciento del accionariado.


Uno de los primeros escollos a los que se enfrentó la nueva Vueling radicaba en las abismales diferencias en cuanto a condiciones laborales que existían entre las dos plantillas de trabajadores. Ello propició, no sin dificultad, la creación de una Sección Sindical dentro de SEPLA que se pusiera como meta equiparar al alza dichas condiciones. Para ello, había que crear una herramienta legal básica que reconociera –por escrito- unos derechos laborales propios de una plantilla laboral con una responsabilidad del calibre de la que tienen los pilotos. Se abrió así la mesa de negociación para el I Convenio Colectivo, que se firmó, finalmente, en el verano de 2010.

 

Fortalezas y debilidades 


El I Convenio Colectivo de pilotos de Vueling supuso un hito para una plantilla sin ningún tipo de cultura sindical. Muchos de nosotros pasamos de no tener ningún derecho en la compañía a poder reclamar legalmente lo que se había establecido en el convenio. Sin embargo, la Sección Sindical tuvo que acceder a cesiones salariales que permitieran a la compañía expandirse con más soltura. En concreto, el Nivel 6 de copilotos permitía la incorporación de nuevos pilotos con unos salarios indignos para la profesión.
Dicho nivel salarial, que en su día constituía una fortaleza para la expansión de la compañía se ha convertido hoy, con Vueling ya afianzada en el mercado aéreo, en una de sus principales debilidades.


La compañía ha experimentado este año 2012 su cuarto año consecutivo de beneficios. Para 2013 las expectativas son aún mayores: se pretende reforzar la presencia en El Prat con la apertura de 28 nuevas rutas hasta ofrecer un total de 100 destinos la próxima temporada de verano. Además la flota, arcaica en muchos casos -con aviones de cerca de 30 años-, se renovará con la incorporación de cinco nuevas aeronaves, hasta alcanzar un total de 65.


El objetivo de la aerolínea catalana es hacer de El Prat, donde ya cuenta con un 30 por ciento de cuota de pasajeros, un hub intercontinental, y que a finales de este año la mitad de los pasajeros sean de negocios. Así lo ha manifestado la directiva a los medios de comunicación en una rueda de prensa en la que presentó la nueva imagen corporativa de la compañía, más seria y ceñida a un pasajero de negocios para quien el uso del avión es algo primordial y rutinario.


Una “seriedad” hacia el pasajero que nosotros, como Sección Sindical, entendemos se debe trasladar también hacia la plantilla de trabajadores. En vísperas de la apertura de la mesa negociadora del II Convenio Colectivo de pilotos, la cláusula del nivel salarial de copilotos de reciente incorporación ha quedado, a todas luces, obsoleta. La aerolínea presume de buenos resultados y anuncia para el próximo ejercicio un crecimiento sin paragón en esta época de recesión en que nos encontramos, con el resto de compañías españolas recortando producción.


Somos conscientes de lo competitivo del entorno en que nos movemos, con un mercado de corto y medio radio acaparado casi en su totalidad por las lowcost. Sin embargo, estamos seguros de haber contribuido a la consolidación de Vueling como aerolínea de referencia en España, por lo que ha llegado la hora de que se ésta se plasme en unos niveles salariales dignos de una profesión con un novel de responsabilidad y de exigencia tan alto. El anuncio de la Oferta Pública de Adquisición por parte de IAG –cuyos detalles aún no se nos ha hecho saber- no hace sino ratificar esta postura. La integración de Vueling en un grupo empresarial de las dimensiones de IAG no puede hacerse a expensas de sus trabajadores, que son quienes, en última instancia, garantizan y sostienen el futuro de la empresa. En reto está servido.


Share
Back